Miércoles 24 mayo, 2017 / Comunicados, Home

30 Aniversario de APYME: Hacia la unidad contra el ajuste y por un proyecto productivo nacional

Ante más de cien asistentes APYME celebró los 30 años de su fundación. El festejo se llevó a cabo el 22 de mayo en la Federación de Entidades Gallegas. Concurrieron representantes de entidades empresarias nacionales y Pymes, del movimiento cooperativo, de la economía social  y de los trabajadores, junto con referentes políticos y sociales, y empresarios asociados de la entidad.

Abrió el acto el secretario de APYME, Juan José Sisca, quien recordó los orígenes de la organización entre empresarios vinculados con el movimiento cooperativo de crédito. “Desde ese momento APYME defiende los principios que le dieron origen: el fomento de las Pymes, la industria nacional, el mercado interno, la equidad social,  la democracia, la soberanía y la integración regional”, señaló Sisca.

“Nacimos en 1987 para pelear contra el neoliberalismo económico impuesto por la más cruenta dictadura cívico militar, que no sólo hizo desaparecer a 30.000 compatriotas sino que además aniquiló a centenares de pequeñas y medianas empresas y millones de puestos de trabajo” rememoró el dirigente de Rosario. “Ya conocimos los resultados de ese modelo en su etapa más cruenta, con la crisis de 2001. Después de 12 años en que empujamos un modelo económico industrialista y nacional,  que apoyamos y  pensábamos que hacía falta profundizar, lamentamos que se haya impuesto un modelo neoconservador no por las botas sino por los votos. Ahora nos encontramos nuevamente luchando contra esas políticas junto con los sectores populares”, concluyó el dirigente.

 

“Recogimos la bandera del empresariado nacional”

Luego de un video donde se mostró el recorrido histórico de la entidad, sus luchas y propuestas a lo largo de los años hasta el presente, tomó la palabra Eduardo Fernández, presidente de APYME.

“Los 80 significaron para nosotros años de aprendizaje. No había una entidad para defender a los empresarios Pymes que empezaban a tener problemas, lo que propició el escenario para la creación de APYME, rememoró. “En los 90 debimos expresarnos claramente sobre los que significaba el modelo económico y social que se estableció a partir del modelo de la ‘convertibilidad’, que constituía en sí mismo la continuación de lo que había intentado el ministro de Economía de la dictadura cívico-militar, Martínez de Hoz”.

El presidente de APYME remarcó que la entidad sostenía ya en aquellos días la necesidad de alcanzar una alianza entre los sectores de los trabajadores, los empresarios y el Estado. “Es la enseñanza que nos dejó José Ber Gelbard como ministro de Economía cuando intervenían las tres partes para generar un plan de desarrollo nacional equitativo e integrador.  Ese proyecto fue lo primero que atacaron y quisieron borrar de nuestra memoria -señaló Fernández- , pero nosotros recogimos esa bandera y dijimos que hacía falta lograr la unidad del movimiento empresario, sobre todo el nacional y el de las Pymes.”

“Han trascurrido los años y queremos seguir apostando a esa unidad, porque hoy vuelven a instaurarse las políticas neoliberales, afirmó el presidente de APYME.  “Después de 12 años de un modelo que propuso otro rol del Estado y de la Economía, hoy cambió el paradigma: pasamos de un proyecto de desarrollo y dignidad social, poniendo al sector financiero al servicio de la producción, a otro donde a los empresarios nacionales para sobrevivir deben reconvertirse; de lo contrario son considerados obsoletos y poco competitivos”.

“La realidad argentina es que vuelve a disminuir velozmente la producción nacional y se incorporan nuevos desocupados a un preocupante escenario social”, advirtió el dirigente, y manifestó su deseo de que “ojalá tengamos la madurez necesaria para construir una sociedad que no esté fraccionada ni sometida a los designios de los monopolios. Ese es nuestro compromiso en los tiempos que vienen”.

“Es preciso enfrentar a los poderes del ajuste”

En el cierre del acto, el dirigente cooperativista y ex diputado Juan Carlos Junio destacó la vigencia de APYME como organización gremial empresaria a lo largo de 30 años y coincidió en señalar la fidelidad a sus principios fundacionales, “siempre consecuente con la defensa de los intereses de la pequeña y mediana empresa más allá de los vaivenes políticos de los gobiernos”.

Resaltó que la entidad  se propuso “no sólo dejar testimonio de un proyecto que defienda a la industria y al sistema productivo nacional sino que se comprometa en términos políticos e ideológicos con los destinos de la Patria, con la defensa de la soberanía económica y cultural de la Nación, y desde lo gremial empresario, con la lucha política general del conjunto de nuestro pueblo; que sea capaz de articular en el devenir de esa lucha con otros sectores sociales, especialmente con los trabajadores, y hacer un gran esfuerzo para que los sectores medios de la sociedad sientan que su destino está ligado con el destino de los trabajadores y no en contra de ellos”.

Junio también observó que “nos toca esta celebración en un momento muy difícil, de gran peligro para nuestro pueblo y para los sectores que representamos, y de gran peligro para la soberanía de la Patria, porque nos están endeudando nuevamente por generaciones. Nuevamente están liquidando y conculcando las principales cuestiones vinculadas con la cultura nacional,  están mutilando a la industria y, fundamentalmente, condenan una vez más a las grandes mayorías al sacrificio personal y colectivo, al solo efecto de maximizar una vez más las tasas de ganancias de las grandes corporaciones”.

“Para eso se instaura un proyecto achicamiento del  mercado interno, de transferencia de ingresos de los sectores medios hacia los sectores corporativos, de formación de precios para extraer ingresos de los consumidores, y de caída del salario. Esa riqueza no se esfuma, se transfiere a la cúspide”, aseveró.

El dirigente cooperativista llamó a “librar, como sostenía nuestro querido Floreal Gorini, esta batalla cultural, esta batalla por los valores para que la sociedad crezca y enfrente a estos poderes que pregonan el ajuste, el individualismo, el egoísmo como motor de la historia conciencia política de la sociedad”.  “Es un reto histórico -concluyó-,  hay que frenar a este gobierno que va contra los intereses de la Nación y del pueblo, y para eso es necesario, una vez más, encontrar los caminos de la unidad de las fuerzas políticas, sociales, productivas, sobre la base de ideas y de objetivos, en el orden nacional y en cada lugar del país”.