Lunes 18 septiembre, 2017 / Comunicados, Home

Dirigentes empresarios de todo el país evaluaron la situación del sector y las medidas para salir de la crisis

DEBE DECLARARSE LA EMERGENCIA NACIONAL MIPYME

Tras la reunión de Comisión Directiva Nacional, las autoridades de la Asamblea de Pequeños y Medianos (APYME) advirtieron que la situación del sector es preocupante y llaman al gobierno a reconocer la emergencia productiva y social.

Lejos de la recuperación que intenta mostrar el Gobierno, el conjunto de  las micro, pequeñas y medianas empresas continúa padeciendo el estancamiento de la demanda en el mercado interno, la importación de bienes de consumo, el ahogo impositivo por la falta de facilidades, el bajo acceso al crédito y las continuas subas de insumos y tarifas. Debe insistirse en que la supuesta “recuperación” de la actividad sólo es levemente positiva en relación con las cifras de 2016, sin que se alcancen los niveles de 2015, y sólo para algunos rubros. La mayoría de las empresas están cada día más cerca del cierre que la recuperación.

 

Lamentablemente, la “Ley Pyme” que promociona el Gobierno no tiene en cuenta los factores reales que afectan al sector. Esto queda demostrado en que sólo una parte ínfima del universo Pyme llega a aprovechar algún beneficio.  Por ejemplo, en estos días se informó que, en Mendoza, de 34.665 pymes registradas hasta agosto de este año, sólo 12.129  están “categorizadas” para poder acceder a los beneficios de la mencionada ley.  De las categorizadas, sólo 91 (1,5%) fueron alcanzadas por los beneficios del impuesto a las ganancias y bono de IVA crédito fiscal. El beneficio del impuesto a los créditos y débitos (impuesto al cheque) alcanzó sólo 2.195. (Datos del Ministerio de Producción de la Nación). Mientras, en esta provincia cerraron 958 comercios durante el último año por incidencia de los “viajes compras” a Chile.

 

Los dirigentes de APYME solicitan al gobierno nacional que tome nota de la verdadera situación económica y social y escuche a todos los sectores, ya que en el actual modelo hay unos pocos beneficiados: el complejo agroexportador, las empresas mineras y de energía y el sistema financiero especulativo.  No es que se carezca de alternativas para aspirar a la recuperación y al crecimiento con equidad social, sino que debe modificarse la orientación de las políticas en curso. Es preciso tomar medidas para fomentar la demanda en el mercado interno; impulsar y proteger  la industria nacional; facilitar la regularización fiscal de las Pymes, abordar una reforma tributaria progresiva, y dar prioridad al  crédito productivo (en lugar de sostener altísimas tasas alientan la especulación y el endeudamiento del Estado).

 

También hay preocupación en el sector por las negociaciones en el marco de la OMC para avanzar con un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la UE, con alcances imprevisibles para la industria local.

 

APYME continuará realizando reuniones con los empresarios de todo el país a fin de confeccionar diagnósticos veraces y realistas sobre la situación del sector, impulsar medidas ante la emergencia y aportar propuestas para encarar el debate sobre un proyecto de país industrializado, independiente e inclusivo.

 

 

Buenos Aires, 15 de septiembre de 2017

 

COMISIÓN DIRECTIVA NACIONAL