Viernes 3 junio, 2016 / Comunicados

Otro parche que no alivia la emergencia Mipyme

Sobre las modificaciones  en las tarifas del gas y electricidad para empresas

En el día de ayer, tras una reunión con los gobernadores provinciales, el Gobierno anunció que se fijará  un tope de 500% a los aumentos de tarifas de gas para las “Pymes, comercios y hoteles”. También se establecieron medidas paliativas para empresas regionales en el esquema de “tarifa social” y descuentos a un grupo de empresas “electrointensivas”.

Los ministros de Energía, Juan José Aranguren, y de Interior, Rogelio Frigerio expresaron que estas modificaciones significan el “reconocimiento de que hubo un error”.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) expresa que el error de fondo, lamentablemente, persiste. Por una parte, no se contempla adecuadamente a los distintos sectores de actividad, con lo que el anuncio resulta confuso. Por otra parte, aceptar el cuadro tarifario impuesto, aún con estos topes y descuentos,  sigue implicando la convalidación de un aumento desproporcionado en servicios públicos esenciales que significa cambio drástico para la estructura de costos de muchas empresas, lo que se traslada a toda la cadena de valor.

Es deseable que el Gobierno, para no persistir en el error y honrar la vocación dialoguista que dice sostener, convoque debidamente a audiencias públicas en las que participen todos los sectores involucrados, a fin de establecer un cuadro tarifario acorde con criterios razonables de segmentación, rubro de actividad y equidad distributiva.

APYME advierte que esta dinámica de “ensayo y error” por parte del Poder Ejecutivo  no hace más que agudizar una situación de incertidumbre y riesgo generalizados para decenas de miles de Mipymes que continúan en emergencia.

Estas empresas padecen un efecto de “pinzas” devastador: los aumentos de tarifas se suman a aumentos en insumos difundidos tras la megadevaluación y la quita de retenciones a exportadores. Al mismo tiempo, la caída del poder adquisitivo, los despidos y las importaciones indiscriminadas destruyen el mercado interno y amenazan a sectores productivos locales.

En este marco, la AFIP se ha negado a restablecer planes de facilidades, y el crédito bancario sigue siendo inaccesible para la mayor parte del sector.

Desde APYME instamos a las autoridades nacionales a que reconozcan la emergencia y actúen consecuentemente, estableciendo reglas de juego claras para todos los sectores del trabajo y la producción, no sólo para las cúpulas empresarias  concentradas. Es preciso fomentar el desempeño del conjunto del entramado productivo nacional, verdadero motor del crecimiento con equidad y justicia social.

Buenos Aires, 3 de junio de 2016

Eduardo Fernández

Presidente

 

Juan José Sisca

Secretario