Martes 2 mayo, 2017 / Home, Notas

Roberto Ratti, gerente de APYME, en el Foro Pyme Bonaerense “Hay que impulsar la emergencia Mipyme en la Provincia”

En el marco de una situación compleja para la mayoría de las micro, pequeñas y medianas empresas se realizó un Foro Bonaerense en la ciudad de Olavarría, donde se discutieron distintas propuestas para avanzar en un conjunto de políticas que permitan a estas empresas sortear la recesión y el freno de la actividad.

En un marco recesivo y de aumento permanente de costos, el conjunto de las Pymes , en particular las de menor tamaño, están en una situación de emergencia.

Este contexto ya se venía vislumbrando desde hace un año, fruto de las políticas de distribución regresiva del ingreso.

Lejos de los anunciados “brotes verdes” para este año, asistimos a una continuada caída en la producción y las ventas, mientras se continúa beneficiando a los sectores concentrados y especulativos.

Las Pymes se ven atenazadas entre la caída del mercado interno, el ingreso de importaciones de bienes  de consumo, los aumentos de energía e insumos, que no pueden trasladar a precios. De este modo se pone en riesgo miles de empleo,  pero no porque estas empresas tengan predisposición a despedir trabajadores, sino porque cierran sus persianas junto con ellos.

En esa línea se trabajó en el 1º Foro Pyme del centro de la Provincia de Buenos Aires, llevado adelante en la localidad de Olavarría, bajo el lema “En defensa de la Industria y el Empleo”.

Durante el desarrollo del foro se abordaron temas como “El rol del Estado y su papel en la economía vista desde el sector del trabajo y la industria”; “Políticas de empleo y en defensa del poder adquisitivo”; “Administración del comercio en el marco de un modelo de desarrollo nacional”;  “Desarrollo de un plan industrial de mediano y largo plazo, con sustitución selectiva de importaciones”,  y “Conformación de una Alianza del trabajo y la producción como estrategia válida para el crecimiento”.

APYME participó en el marco de una mesa conformada por distintos actores del sector industrial, representada por  Roberto Ratti Merchante, gerente general de la entidad.

El gerente de APYME remarcó que según el cuadro del cuarto trimestre del 2016 que refiere a la actividad económica, “hay registradas 573 mil empresas en todo el país, de ese universo, 480 mil (85%)  tienen registrados menos de 10 trabajadores formales. Si a esto le agregamos el segundo tramo, que registran entre 11 y 50 trabajadores, vemos que el porcentaje asciende al 96%. Es decir de todas las empresas que existen en el país la gran mayoría tiene menos de 50 trabajadores en su planta de empleados”, remarcó Ratti como un dato duro que deja en claro hacia dónde están orientadas las políticas económicas, el 4% restante.

“Cuando nos hablan de los beneficios, la producción y demás cuestiones, se refieren al 0,08% de las empresas que tiene más de mil empleados, no a los verdaderos dadores de empleo que son las micro, pequeñas y medianas empresas”, sostuvo. “Un Estado define el andamiaje sobre el cual quiere motorizar la economía y en ese camino establece un rumbo y a qué sectores va a participar en la actividad.

Claramente este gobierno dejó afuera a los empresarios nacionales con vocación de producir y dar trabajo en el país”.

Roberto Ratti recordó que una de las primeras iniciativas del Presidente, luego de asumir, fue reemplazar las Secretaria de la Pequeña y Mediana Empresa (SEPYME), dependiente del ministerio de la Producción, constituida en el regreso de la democracia por el entonces presidente Raúl Alfonsín, por lo que ahora llaman Secretaría de Emprendedores  y Pymes. “Toda una señal hacia el mercado sobre cuáles son las prioridades”, consideró  el gerente de APYME.

Respecto de las políticas para el sector, el gerente de APYME especificó que “en marzo de 2016, el gobierno modifica y eleva los montos de facturación que definen a las empresas, pero además, incorpora un nuevo segmento al que denominó ‘medianas empresas tramo 2’ -aquí viene la trampa- “estas definiciones establecen cuáles son pasibles de recibir subsidios, líneas de crédito blandas, beneficios impositivos, etc. En este sentido el nuevo segmento, recientemente incorporado, contempla a medianas empresas que facturan montos de hasta 900 millones de pesos anuales, es decir unos $75 millones mensuales”, remarcó.

Posteriormente criticó la mal llamada ‘ley pyme’ que según explicó es en realidad la ‘ley de reconversión productiva’ que pretendidamente y para la tribuna busca impulsar al sector empresario pyme, pero que en realidad “otorga beneficios fiscales a aquellos que hagan inversiones y a partir de las ganancias que obtengan en el ejercicio de este año y que se tributan en los vencimientos de 2018”, al tiempo que aclaró que “si bien todos apostamos a que las empresas tengan ganancias, lo cierto es que los indicadores muestran todo lo contrario, según el INDEC el 43% de las industrias no tienen rentabilidad positiva”.

También recalcó la caída en la demanda energética, que en el primer trimestre de este año sufrió una merma del 2%. “Si lo comparamos con el 2016, la caída es del 4,3%”, graficó.

Esto se debe a la baja en la utilización de los recursos energéticos, y se traduce en una caída en la producción. “Comparando los índices laborales, vemos que respecto del último trimestre del 2015, el año pasado se perdieron al menos 68 mil puestos de trabajo registrado”. Se calcula un número similar en la economía informal.

Finalmente, Ratti Merchante instó a los legisladores a trabajar en un proyecto de “Emergencia Mipyme” en la provincia para paliar la sangría de puestos laborales y frenar le caída en la producción industrial”.

El Foro contó, entre otras, con las exposiciones de los economistas, Alejandro Robba y la ex ministra de economía bonaerense, Silvina Batakis.

También participaron  entidades empresariales e industriales, centrales  sindicales, cámaras empresarias y de comercio locales, sindicatos, sectores de la Educación, intendentes y concejales de la región, legisladores y representantes de la Pastoral Social.