Martes 19 noviembre, 2019 / Comunicados, Home

Sólo en un país soberano pueden prosperar las Pymes y el trabajo

Estamos en vísperas del Día de la Soberanía Nacional, instituido en 1974 en conmemoración de la Batalla de Obligado de 1845, cuando la Confederación Nacional rechazó la injerencia las potencias británica y francesa en las decisiones económica nacionales.

Hoy como entonces, el concepto de Soberanía implica la independencia de un pueblo respecto de otros que intentan someterlo. Los métodos varían. En la actualidad se apela en menor medida a la intervención directa sobre la las naciones, pero en cambio se utilizan herramientas desestabilizadoras en el marco económico, mediático y de los poderes legislativos y judicial.

Sólo en un país con desarrollo autónomo pueden sostenerse y prosperar las Pymes, la industria nacional, la producción agropecuaria familiar, las cooperativas, que son los principales proveedores de empleo y trabajo. Para eso es necesario un Estado activo y soberano, que regule los resortes básicos de la economía y ponga freno a los intereses de las potencias hegemónicas internacionales, la especulación financiera y el abuso de los sectores concentrados.

 

Esto no significa una economía “cerrada el mundo”, “ineficiente” y “poco competitiva”, sino al servicio de los intereses de todos los argentinos.

Los últimos cuatro años de gobierno neoliberal demostraron, una vez más, que con desregulaciones, apertura irrestricta de ingreso de mercaderías extranjeras, inequidad tributaria y sometimiento a los dictados de los mercados, lejos de atraerse inversiones  sólo de logra el cierre de miles de empresas nacionales, la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo, el aumento de la pobreza, la indigencia y, la destrucción del mercado interno.

 

El brutal proceso de endeudamiento externo para sostener ese esquema llevó a someter nuevamente  la capacidad decisoria del Estado nacional a los dictados del FMI, con las consiguientes recetas de ajuste permanente que llevaron a la agudización de la crisis que hoy padecen las clases medias y los sectores más vulnerables de la sociedad.

 

Desde APYME hemos venido advirtiendo que el modelo que buscó imponer el gobierno de Cambiemos demostró que las Pymes no pueden sobrevivir en ese modelo de país que sea principalmente  productor de materias primas y alimentos, sin industria nacional y un destino de atraso tecnológico y científico. Se produjo la desaparición de más de 22.000 empresas en este periodo.

 

Por el contrario la entidad ha sostenido en todo momento que es indispensable encarar un proyecto de desarrollo con inclusión social, reindustrialización, un mercado interno fuerte, manejo soberano de los recursos estratégicos, la energía, el transporte y una inserción inteligente en los mercados globales, con productos de alto valor agregado.

 

Es significativo que recientemente el ministro de la Producción Dante Sica haya declarado que el mayor logro de esa administración fue la firma del tratado de libre comercio entre el Mercosur y la UE. Un tratado de difícil concreción y gestado a espaldas a los intereses nacionales y regionales, que deja afuera  a miles de Pymes, a las industrias locales y a los trabajadores.

 

Hoy la situación de Chile, Bolivia, Brasil, Ecuador, tienen un común denominador en la agresión, la intolerancia y el desprecio de la voluntad popular por parte de los sectores concentrados locales en connivencia con intereses geopolíticos internacionales. Es indispensable restituir no sólo los resortes básicos de la integración económica, social y productiva en la región sino además reconstruir y poner en vigencia  los organismos que  resguardan los procesos democráticos, como la Unasur.

 

En esta nueva conmemoración del Día de la Soberanía Nacional, APYME llama a participar,  junto con los trabajadores, el cooperativismo, el sistema científico tecnológico, los estudiantes, profesionales, cuentapropistas  jubilados y demás sectores agredidos en los últimos cuatro años,  para construir una Argentina que sostenga la soberanía económica como componente indispensable de la soberanía nacional, único camino para del desarrollo con equidad social.

 

En esa tarea, Las Pymes, el 99 % de las empresas nacionales, tenemos un papel fundamental.

 

 

Buenos Aires, 19 de noviembre de 2019

 

COMISIÓN DIRECTIVA NACIONAL